Comparte:

Un recorrido en el transporte más colorido de Cartagena

A los alrededores del Parque Centenario, bajo un sol resplandeciente está la chiva La Cariñosa, carro gigante de madera de colores llamativos. Esa es su identificación, pero otros trepidantes nombres de sus similares como La Cucaracha o La Corroncha no pasan desapercibidos ante la vista de los curiosos. Subo un par de escalones para sentarme en las cómodas bancas del vehículo que hará disfrutar un recorrido único a los 30 pasajeros que me acompañan en esta nueva experiencia.Rumba en chivasPago $60.000 que cuesta el paseo en este vehículo y que incluye la entrada al Castillo San Felipe de Barajas. El motor se enciende y partimos desde el Parque Centenario a la 1:30 de la tarde a la moderna y hermosa zona de Bocagrande a recoger otros pasajeros que reservaron previamente un cupo en busca de sumarse al tour.Son las 2:30 de la tarde y se levanta de su puesto Edgar Leal Mendoza, el guía turístico. ¡Welcome to La Cariñosa! Se presenta e inmediatamente empieza a explicar la historia de Bocagrande y del proceso que lo llevó a convertirse en uno de los sectores más exclusivos de La Heroica. La Chiva se detiene a los 15 minutos de recorrido en la parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro para poder apreciar y tomar fotografías de la asombrosa Bahía de Cartagena, un espectáculo visual.

A las 3:10 pasamos por la pintoresca calle de La Media Luna del barrio Getsemaní con dirección al monumento de los Zapatos Viejos para admirar esta construcción hecha en bronce. Luego entramos al Castillo San Felipe que está contiguo. Mientras damos un paseo por esta fortificación, el guía sigue explicando y haciendo imaginar a todos nosotros esa Cartagena del siglo XVIII. En lo más alto, mientras la bandera de Colombia esta izada, la panorámica de la ciudad es sorprendente y única.Rumba en chivasLa siguiente parada es en Las Bóvedas, ubicadas entre el fuerte Santa Clara y Santa Catalina. Este lugar cuenta con la variedad más grande de artesanías de la ciudad. Por supuesto, adquiero un sombrero vueltia´o para seguir mi recorrido con la prenda típica de la costa. Mientras llegamos a nuestro siguiente destino, la brisa del mar Caribe que entra por la carroza abierta y las murallas hacen enamorarme aún más de este Corralito de Piedra.

Llegamos al Teatro Adolfo Mejía, última parada de La Cariñosa ya que el resto del tour es a pie por las bellas y estrechas calles de Cartagena. Entramos al claustro de La Merced para admirar los restos del exponente colombiano del realismo mágico, Gabriel García Márquez. El busto del escritor decorado con flores amarillas es uno de los mejores homenajes a un artista que he visto en La Heroica.

Edgar Mendoza nos explica la historia del convento de Santa Clara, cómo se dividían las clases sociales en la época de la colonia española; la construcción de la Catedral Santa Catalina de Alejandría, la Gorda Gertrudis, obra regalada por el maestro escultor Fernando Botero; hasta llegar a la plaza San Pedro Claver, donde decidí comprarme un raspao’ y tomarme una foto junto a una escultura de hierro.Chivas en CartagenaPrecisamente en San Pedro finaliza el tour, y mientras mantengo una sonrisa gigantesca de camino a mi hotel en el Centro, las personas que recogieron en Bocagrande se dirigen al Parque de La Marina para que La Chiva, el mejor vehículo cultural de Cartagena, los deje en su hospedaje. Así concluye mi aventura a bordo del transporte más colorido de Cartagena de Indias.
¿ Puedo ayudarte ?

Contactenos

USA/Ingles: +1-347-901-5227
Colombia/Español: +57 317 606 2441
De 08:00 AM a 05:00 PM
PBX: 57 5 6424646 Ext. 109
E-mail: donde@jetsemani.com

Registro Nacional de Turismo No. 37561.

Jetsemani Travel (Mi-Tech S.A.S.) 2017
NIT: 900445444-1
Calle Larga # 8B-65 Cartagena de Indias

El exceso de alcohol es perjudicial para la salud. Prohíbase el expendió de bebidas embriagantes a menores de edad.

En desarrollo de lo dispuesto en el artículo 17 de la Ley 679 de 2001, se advierte al turista que la explotación y el abuso sexual de menores de edad en el país son sancionados penal y administrativamente, conforme a las leyes vigentes.