Comparte:

Baluartes Cartagena: un recorrido mágico

Un plan ideal para cualquier día en Cartagena de Indias es hacer un recorrido por el histórico cordón amurallado y sus baluartes. Tener la posibilidad de disfrutar de esta imponente estructura, diseñada por la Corona Española para cumplir funciones de defensa militar, es permitirse sentir la emoción de caminar y contemplar paisajes en los mismos espacios que siglo tras siglo, desde la época de la colonia, han sido transitados por millones de personas que no se pudieron resistir al encanto de esta joya del Caribe.

Lea también: El esplendor de las plazas de Cartagena

Visita los baluartes y descubre su magia

Esta experiencia, que puedes dividir en varias jornadas, te llevará en un recorrido de aproximadamente 11 kilómetros a través de uno de los elementos más significativos del Patrimonio Cultural de Cartagena. El sector de la muralla marina, especialmente, se caracterizó por su largo proceso de construcción, donde los daños por los temporales y las reedificaciones fueron una constante. Para esta primera etapa, decidimos visitar tres baluartes que nos recomienda la Escuela Taller de Cartagena de Indias, ETCAR, quien tiene a su cargo la administración y cuidado de estos bienes de interés. Los escogidos para esta ocasión fueron los de Santa Catalina, San Ignacio de Loyola y el de Santo Domingo.Baluartes, Cartagena de Indias

Santa Catalina

Ubicado sobre Las Bóvedas, este baluarte cuenta con un aljibe -un espacio interior utilizado en sus inicios para almacenar agua- el cual ha sido adaptado como una espectacular sala de exposiciones de arte. También cuenta con una mina que conduce al espigón de La Tenaza, lo que te permite disfrutar de este espacio desde múltiples perspectivas.

Su construcción inició aproximadamente en el año 1625 y fue obra de Cristóbal de Roda, cuyas técnicas serían modificadas más adelante gracias a los trabajos de Francisco de Murga, quien entre 1631 y 1638 finalizó el levantamiento de este segmento de muralla añadiendo fosos y revellines. Con planta irregular, este baluarte contaba con un amplio adarve, rampa de acceso, tendal, garitas, aljibes y un cordón magistral. Aunque el mar ha sido un enemigo difícil de controlar, fueron los ataques del barón De Pointis en 1679 los que obligaron a reconstruirlo en el siglo XVIII, reparando los aljibes y reubicando la puerta existente en su posición actual junto al baluarte de San Lucas.Aljibe del baluarte de Santa Catalina en las murallas de Cartagena de Indias, imagen para ilustrar recorrido por los baluartes de Cartagena

San Ignacio de Loyola

Localizado junto a la Alcaldía de Cartagena, actualmente es uno de los baluartes preferidos para llevar a cabo todo tipo de eventos y reuniones. Uno de sus atractivos, es que allí todavía se mantienen algunos cañones originales, cuyos soportes son replicas fabricadas por la ETCAR.

Erigido para proteger a Bocagrande y a la Bahía de las Ánimas por orden del mismo Francisco de Murga, quien para 1630 era gobernador, inicialmente se conoció como el de los Moros, pero tanto su nombre como su traza fueron cambiados por la cercanía con el colegio de la Compañía de Jesús. Luego de una disputa con los religiosos, que se extendió por 30 años, se determinó desplazar la muralla hacia el exterior, dando paso a una calle que permitía el paso de ronda entre el colegio y la muralla. A principios del siglo XX se levantó en su plataforma el monumento a la Bandera y luego, con su restauración en 1969, se recuperó el esplendor de este baluarte reponiendo sus parapetos, recuperando la explanada, reconstruyendo el tendal y descubriendo la rampa de acceso.Baluarte de San Ignacio junto a la Alcaldía de Cartagena, imagen para ilustrar nota de baluartes de CartagenaTambién puede leer: 2 horas para disfrutar el Centro Histórico de Cartagena de Indias

Santo Domingo

Fue el primero de los baluartes en ser construido gracias al diseño de Bautista Antonelli y la traza de Cristóbal de Roda. El 8 de septiembre de 1614 se colocó la primera piedra en el punto por el que Drake había atacado la ciudad en 1586; luego de ser llamado baluarte de San Felipe o Santa María, finalmente se le dio el nombre actual gracias a su proximidad con el convento del mismo nombre. Es un claro ejemplo de baluarte de la escuela italiana: dos caras y dos flancos con orejones pensados para reforzar las plazas bajas de las cortinas adyacentes con una eficaz correspondencia de fuegos, que también defendían la Puerta de Santo Domingo. Fue reparado por Juan de Herrera y Sotomayor entre 1714 y 1718 de los destrozos provocados por De Pointis, proporcionándole su aspecto actual.

Esta aventura, que inicié alrededor de las 10 de la mañana, me tomó aproximadamente 2 horas, caminando con calma y tomándome todo el tiempo del mundo para intentar conseguir las más bellas postales de estos increíbles lugares. Que maravillosa sensación es realizar una caminata por esta estructura, apreciando la belleza e inmensidad del mar y la Bahía de Cartagena, así como la historia y magia inigualable que proporcionan las vistas hacia el Centro Histórico, sin dejar atrás el contraste que se produce entre estas estructuras de la colonia con las modernas construcciones que se levantan en el horizonte por el moderno sector de Bocagrande. Simplemente fascinante.Baluartes, Cartagena de Indias

Algunos baluartes que ya no existen

Era un conjunto de 22 baluartes de los cuales subsisten 17

1, La necesidad de la ampliación de la vía pública para quienes iban desde el centro hacia el Cerro de la Popa y viceversa. La gente quería poder transitar con sus carruajes y eliminar también la Puerta de la Media Luna que tenía toque de queda y no se podía cruzar después de cierta hora, por lo que en 1883 demolieron el revellín de la Media Luna y el baluarte de San Antonio, o de la media luna; luego, en 1887 hicieron lo mismo con el revellín del Cabrero.

2, La creación de un mercado público para Cartagena, que pretendía eliminar los anti higiénicos mercados satélite que operaban en la La Heroica. Para ello, en 1910 se derribaron los baluartes de Barahona y Santa Isabel, que se ubicaban junto a lo que conocemos hoy como el Centro de Convenciones. Adicional a esto, en 1905 se hicieron varias brechas en el reducto del sector de Getsemaní para quitar una calzada y construir el Puente Román que une a Getsemaní con Manga

3, los baluartes de San Andrés y San Pablo, que corrían por lo que hoy es la Avenida Venezuela, fueron demolidos en 1920.

*Información obtenida del libro Los baluartes de Cartagena de Eduardo Lemaitre.

Más Artículos aquí.

¿Ya hiciste el recorrido por los baluartes? Anímate, vale la pena explorarlos, descubrirlos y admirarlos.

 
¿ Puedo ayudarte ?

Contactenos

Cartagena, Colombia
El Universal, calle 30 N° 17-36, Pie del Cerro
De lunes a viernes
8:00 a.m a 12: 00 p.m y 2:00 p.m a 6:00 p.m
649 9090 Ext. 167
E-mail: contactenos@donde.com.co