Comparte:

Centro Histórico de Cartagena, ¡vívelo!

No fue un día cualquiera, al menos para mí no lo fue. Eran aproximadamente las 3:15 de la tarde cuando me propuse emprender mi recorrido por el Centro Histórico de Cartagena, ese espacio donde -según muchas versiones- se vive y se siente la historia de la ciudad desde muy adentro. Y sí, me bastaron unos instantes para comprobar que allí aún se respiran grandes hazañas y acontecimientos que, sin duda alguna, siguen siendo relevantes en la actualidad. El sol, protagonista del día a día en la capital bolivarense, calentaba con ímpetu ardiente, sin embargo, nunca fue impedimento para continuar con mi aventura.

También puede leer: 10 tips para cuidar tu piel en Cartagena Callejón del Centro Histórico de CartagenaPasaban los minutos y no dejaba de sorprenderme por lo que veía y percibía en cada una de las callecitas, estrechas pero cargadas de muchas anécdotas; cada lugar, casa o rinconcito, por más recóndito que pareciera, tenía algo por contar. Los colores del Centro llamaron mi atención, eran vivos, tanto así que despertaron dentro mí un sinfín de sentimientos que se tradujeron en sonrisas y ganas de seguir con mi andar, fotografiando y sacando los recuerdos más lindos que jamás haya tenido.

Pensé que, por la hora, iba a encontrar pocas personas, pero, no fue así. En Cartagena las cosas no funcionan de esta manera. El Centro Histórico siempre está bien frecuentado y las actividades por hacer son numerosas. Es el lugar ideal para pasar una agradable tarde, o una noche muy movida. De hecho, caminar por sus calles y murallas es uno de los planes más atractivos para todos los que llegan a Cartagena y quieren vivir su propia experiencia en esta ciudad que ha enamorado y fascinado a todos.Viajeros recorriendo las murallas en el Centro Histórico de CartagenaMe detuve en un local para comprar una delicia congelada de coco, conocida como "bolis". Quería refrescarme y descansar un poco, pues ya comenzaba a sentir el peso del clima, pero tenía claro que apenas mi recorrido estaba empezando. Una pareja de argentinos se me sentó al lado, también estaban deleitándose con el sabor de este congelado. Eran muy simpáticos, de hecho, Flor, la chica, me dijo entre risas: “da gusto cansarse caminando por esta parte de la ciudad”. Tenía razón. De tanta caminata algo te llevabas, y no precisamente era agotamiento. La experiencia es enriquecedora; cada callejuela tenía un nombre, vinculado con los personajes que allí moraron. Era como volver a mis clases de historia, con relatos cargados de grandes proezas y anécdotas que aún producen emociones.

Las plazas, por su parte, son epicentros de monumentales manifestaciones, espacios que, en la actualidad, te permiten disfrutar de grandes vistas a otros emblemáticos lugares, por ejemplo, como Iglesias y Catedrales que hacen parte de la historia de Cartagena. La Plaza de Santo Domingo fue mi primera opción, llegué y me tomé unas cuantas copas de vino mientras contemplaba la belleza y la simpleza de todo lo que se encontraba a mi alrededor. Confieso que fue uno de mis planes favoritos. Allí esperé el ocaso, la puesta del sol al horizonte. Fue de ensueño. El atardecer adquirió una tonalidad cálida, nunca antes vista, como salida de un cuento. Los pensamientos comenzaron a salir a flote y dentro de mí solo había espacio para el regocijo y un rostro que reflejaba beatitud.Plaza de Santo Domingo en el Centro Histórico de Cartagena, imagen nocturnaPasaron los minutos, eran las 6:10 cuando decidí seguir caminando. Esta vez con la intención de conocer el Centro Histórico por la noche: qué se hace, cómo se vive, e incluso, cómo se trabaja. Estaba más fresco, la brisa comenzaba a ser protagonista importante. A más de uno se le volaba el sombrero vueltiao que, comúnmente, usan mientras pasean por las calles de la ciudad. Luego, la caminata por las murallas no podía faltar, es la oportunidad perfecta para apreciar la infinidad del mar y una prodigiosa vista de Cartagena. Mis mejores fotografías resultaron de ese paso que tuve por ellas.

Otras personas, por ejemplo, aprovechan las fortificaciones no solo para disfrutar de maravillosos paisajes, sino también para ejercitarse y dedicar tiempo a su salud física; trotar, caminar o realizar diferentes ejercicios son algunas de las distintas maneras que hay de gozar también de las vistas que tienen. Deleitarse con las cocadas más populares de la ciudad, que venden las palenqueras, es otra forma de conocer los sabores de Cartagena y todo lo que hay detrás de estos personajes que son insignias culturales, que llevan con honra y orgullo las raíces africanas en su sangre. Sus vestimentas son particulares, siempre coloridas, algo que llama la atención de los transeúntes.Palenquera caminando sobre muralla del Centro Histórico de CartagenaMontar bicicleta, además, fue otro de los planes que llamó mi atención. Muchas familias disfrutaban de esta experiencia que permitía conocer el Centro Histórico y sus lugares más representativos, inclusive las zonas aledañas a él. Grandes postales salieron de este maravilloso recorrido que llama la atención de miles de foráneos que encuentran en Cartagena un destino encantador y a su vez una ciudad enmarcada por historias y atrayentes acontecimientos que cobran relevancia gracias a los diferentes sitios que tiene consigo y a los diversos planes que te permiten conocer, a través de nuevas perspectivas, La Fantástica.

Quería llevarme un recuerdo, algo que cuando viera evocara dentro de mí una serie de sentimientos como resultado de mi paso por la ciudad, así que decidí pasar por las artesanías y comprar unas manillas, hechas a mano, de esas que ves prácticamente en cada calle por la que pasas. Son bastante pintorescas y dicen “Cartagena”. Es el regalo ideal para llevar a mis amigos y familiares.

También le puede interesar: Cartagena, mucho más que un destino turísticoArtesanías en la Plaza de la Proclamación en el Centro Histórico de CartagenaCaminar por el Centro Histórico es sentirse pleno y en calma, como si no existiese nada más que tranquilidad y paz, como si cada lugar que se visitara quisiera que entrases a un mundo nuevo donde hay muchas cosas por relatar y saber; realmente Cartagena es magia y encanto, una ciudad capaz de suscitar un sinnúmero de emociones e intensos sentimientos.

Es, sin lugar a dudas, el lugar idóneo para adentrarse a la tradición de Cartagena, conocer un poco más sobre cada uno de los hechos dignos de ser recordados, especialmente aquellos sucesos de heroicidad y trascendencia para toda Colombia.
¿ Puedo ayudarte ?

Contactenos

Cartagena, Colombia
El Universal, calle 30 N° 17-36, Pie del Cerro
De lunes a viernes
8:00 a.m a 12: 00 p.m y 2:00 p.m a 6:00 p.m
6424646 Ext. 167
E-mail: contactenos@donde.com.co