Fuertes de Bocachica

La bahía exterior de la ciudad abarca las islas de Tierrabomba, Barú y Manzanillo, donde la Corona Española construyó varias de las fortificaciones más portentosas de la Colonia, entre las que se encuentran el Castillo de San Luis, destruido por el inglés Edward Vernon en 1741; el Fuerte San Fernando, el Fuerte San José, el Fuerte-Batería del Ángel San Rafael, la Batería de Santa Bárbara, así como las baterías de Santiago, Chamba y San Felipe. Con este conjunto de fuertes se buscaba proteger Cartagena y evitar cualquier acceso no autorizado de embarcaciones.

En la Isla de Tierrabomba, por ejemplo, se encuentran varios fuertes, baterías, tejares, hornos de cal y pozos que datan de la Colonia. En esta isla de 19,84 km² , existen cuatro poblados: Tierrabomba, Punta Arena, Caño del Oro y Bocachica.
  • Fuerte de San Luis de Bocachica (fortificación desaparecida)

Hoy desaparecido, el San Luis fue diseñado por el ingeniero Juan de Somovilla en 1646 y se construyó entre 1661 y 1669. Fue atacado y seriamente averiado por la ofensiva del Barón de Pointis, en 1697, y luego por Vernon en 1741.

El castillo tenía una base cuadrada con cuatro baluartes regulares en los ángulos. Contaba con un foso húmedo, el camino cubierto, un puente estable, dos aljibes, un patio de armas, una puerta de socorro orientada al oeste y la puerta principal en el frente hacia el este.
  • Fuerte de San Fernando de Bocachica

Una defensa contra piratas y enemigos de la corona española. El Fuerte de San Fernando se sitúa sobre la isla de Tierrabomba en el corregimiento insular de Bocachica -población de pescadores-. Éste, junto con el Fuerte de San José, combinaba fuerzas para proteger la única entrada marítima a la ciudad. Los planos los hizo el ingeniero Mac Evan y las obras se iniciaron en 1753.

Es uno de los más llamativos entre los fuertes de Cartagena de Indias. Uno de sus secretos es que sus bóvedas servían como prisión debido a su difícil acceso y segura ubicación. La planta del fuerte se asemeja a una “herradura de caballo”, y está circundada por un foso húmedo. En la plaza de armas se encuentra una rampa de acceso a la plataforma superior. Los espacios interiores son bóvedas ojivales en donde funcionaban la capilla, el hospital, el almacén de pólvora, la bóveda del oficial de la artillería, el almacén de víveres, la cocina y los cuarteles de oficiales. Se destacan también la garita circular de “la escalera secreta”, la portada neoclásica y el muelle de piedra. Su único fin  era el de proteger a Cartagena y hoy es un atractivo de trascendental importancia turística en la ciudad.
  • Fuerte de San José

Fue erigido en la isla Draga, frente al Fuerte de San Fernando, para complementar la defensa del paso de Bocachica mediante fuego cruzado. El San José es una reconstrucción y refuerzo del edificado por Juan de Herrera entre 1714 y 1725, y destruido por Vernon en 1741.

Entre 1759 y 1778 fue completado por Antonio de Arévalo, mejorando algunas de sus estructuras y añadiendo una escollera que dificultaba la aproximación de los barcos. Cuenta con siete bóvedas a prueba de bombas, en las cuales se conservan pinturas murales, y una plataforma elevada de dos alineaciones formada por la Batería de Punta Abanico y la Batería Varadero.

El San José sufrió el abandono y la ruina durante la primera mitad del siglo XX, pero una correcta restauración llevada a cabo en 1968 por el ingeniero Juan Manuel Zapatero le devolvió su esplendor original.
  • Batería del Ángel San Rafael

Defensa diseñada por el ingeniero Antonio de Arévalo y construida en la segunda mitad del siglo XVIII sobre el cerro del Horno, muy próximo al Fuerte de San Fernando y a la Batería Santa Bárbara.

Destaca su ubicación en altura y su planta de media luna irregular rodeada por un estrecho pero profundo foso seco; cuenta con una casa fuerte, un tendal, una garita y un aljibe, a la vez que todavía se conserva la antigua cocina de la guarnición. Asimismo, posee un paso subterráneo que conecta con la bahía.
  • Vestigios de la Batería de Santa Bárbara

Construida en la segunda mitad del siglo XVIII en la zona conocida como Punta de Remedia Pobre, después de la entrada de la bahía. Junto con la Batería del Ángel San Rafael conformaba un sistema estratégico que buscaba impedir el avance enemigo, en caso de que éste hubiese logrado pasar el fuego cruzado de los fuertes de San Fernando y de San José.

También contaba con habitaciones para el oficial y para la tropa, cuerpo de guardia y un almacén para pólvora. Aún se conserva la plataforma de esta defensa.
  • Ruinas de las Baterías de Chamba, Santiago y San Felipe

Situadas sobre acantilados en Bocachica y con mira al mar Caribe, estas defensas fueron levantadas en la primera mitad del siglo XVIII, y dan cuenta de una tipología de fortaleza desarrollada en América, aprovechando su adecuación al medio geográfico. Fueron gravemente dañadas por el ataque de Vernon, en 1741. Nunca se repararon y todavía hoy pueden verse los restos que han sobrevivido al paso del tiempo.
  • Tejar de San Bernabé o de Los Jesuitas (canteras y tejares)

Las canteras eran sitios en los que trabajaban principalmente esclavos y presidiarios, quienes se encargaban de sacar las piedras que luego se calcinaban en los hornos. En los tejares, por su parte, se fabricaban tejas, ladrillos y adobes. El más grande de estos quedaba en el poblado de Tierrabomba y se denominaba Tejar de San Bernabé o de Los Jesuitas, dado que era administrado por dicho grupo religioso. Era el tejar de mayor producción en la colonia, de allí salió todo el material con que fue construida La Escollera de Bocagrande. Se construyeron cerca del mar para así facilitar el transporte de materiales hacia los lugares en donde se levantarían fortificaciones o casas.
  • Hornos de Cal

Estas construcciones, de las cuales se conservan vestigios, tenían una forma cilíndrica que soportaba altas temperaturas y permitían calcinar piedra caliza y producir cal, material básico para la edificación de las fortificaciones y demás construcciones coloniales. En Bocachica se aprecian restos del Gran Diablo, y en el resto de las islas de Tierrabomba y Barú, también subsisten algunas de estas estructuras de producción colonial. Es decir, hoy existen más de 40 hornos de diferentes características y en diferentes estados de conservación.
  • Ruinas del Leprocomio

La Lepra fue traída a América por los españoles, portugueses y los negros esclavizados de África Occidental en un recorrido conocido como la “ruta histórica de la lepra”. Ingresó al Nuevo Reino de Granada por Cartagena de Indias, la cual fue el mayor foco de lepra durante los tres siglos de dominación española. En el poblado de Caño del Oro, en la isla de Tierrabomba, subsisten los restos de la Casa de Administración del Lazareto Republicano, que era una sede administrativa y hospital al que eran llevados enfermos de lepra.

Este lugar llegó a albergar más de 600 enfermos hasta mediados del siglo XX cuando,como medida de profilaxis, trasladaron los enfermos de lepra a Agua de Dios, y las instalaciones del leprocomio de Caño de Oro fueron bombardeadas desde aviones en septiembre de 1950. El primer hospital para enfermos leprosos comenzó a operar en 1589 en Getsemaní, frente al Fuerte Boquerón. En 1608, se trasladó cerca del cerro que tomó el nombre del hospital, Cerro de San Lázaro, donde se construiría el Castillo San Felipe de Barajas.

Colombia, como otros quince países en el mundo, ordenó acuñar monedas de circulación restringida para evitar la diseminación de la enfermedad de la lepra. La moneda lazarina fue denominada “coscojas” como sinónimo de “poca cosa”. Actualmente, existen las ruinas de la iglesia luego del bombardeo y las instalaciones donde funcionó la casa médica.

La entrada a los Fuertes de Bocachica es gratuita.

Nota: Cartagena de Indias cuenta con el sistema de fortificaciones defensivas más extenso e imponente de América, construido por los españoles durante La Colonia. Su carácter único a nivel mundial le valió a la ciudad la declaratoria de Patrimonio Histórico de la Humanidad por la UNESCO en noviembre de 1984.
¿ Puedo ayudarte ?

Contactenos

Cartagena, Colombia
El Universal, calle 30 N° 17-36, Pie del Cerro
De lunes a viernes
8:00 a.m a 12: 00 p.m y 2:00 p.m a 6:00 p.m
6424646 Ext. 167
E-mail: contactenos@donde.com.co