El proceso de fortificación de Cartagena y sus alrededores comenzó en la Colonia -siglo XVI- y siguió hasta finales del siglo XVIII, a pocos años de la época de la Independencia. La arquitectura militar y religiosa de la ciudad, inscrita en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1984, fue construida con el propósito de evitar el asedio de los países enemigos de la corona española, como Francia e Inglaterra, ya que Cartagena era considerada como puerta de entrada a tierra firme y a América del Sur y punto privilegiado para el comercio ultramarino. Las construcciones las inició el ingeniero militar Bautista Antonelli, quien junto con los esclavos africanos, edificó los castillos de San Luis de Bocachica, San Felipe de Barajas y San Fernando, así como baterías, baluartes y murallas que conformaron el conjunto más grande y mejor conservado de la arquitectura militar en América. Paralelo al proceso de fortificación, se erigió un conjunto monumental de iglesias y conventos por parte de las principales órdenes religiosas presentes en Cartagena. Construcciones religiosas-militares que defendieron la fe y el oro, pero cobró la vida de miles de esclavos y habitantes del Nuevo Reino por casi tres siglos.

Fuerte de San Fernando de Bocachica

Una defensa contra piratas y enemigos de la corona española. El Fuerte de San Fernando se sitúa sobre la isla de Tierrabomba en el corregimiento insular de Bocachica -población de pescadores-. Él junto con el Fuerte de San José combinaba fuerzas para proteger la única entrada marítima a la ciudad. Los planos los hizo el ingeniero Mac Evan y las obras se iniciaron en 1753. Es uno de los más llamativos entre los fuertes de Cartagena de Indias. Uno de los secretos de este fuerte es que sus bóvedas servían como prisión debido a su difícil acceso y segura ubicación. La planta del fuerte se asemeja a una “herradura de caballo”, y está circundada por un foso húmedo. En la plaza de armas se encuentra una rampa de acceso a la plataforma superior. Los espacios interiores son bóvedas ojivales en donde funcionaban la capilla, el hospital, el almacén de pólvora, la bóveda del oficial de la artillería, el almacén de víveres, la cocina y los cuarteles de oficiales. Se destacan también la garita circular de “la escalera secreta”, la portada neoclásica y el muelle de piedra. Su fin único era el de proteger a Cartagena y hoy, es un atractivo de trascendental importancia turística en Cartagena

Fuerte de San José de Bocachica

La batería de San José se encuentra en un islote vecino a la isla de Barú y frente al fuerte de San Fernando. Junto al Fuerte de San Fernando, hacían impenetrable el acceso enemigo a la bahía exterior. Es, al igual que cualquier batería, una fortificación diseñada para contener un número de piezas de artillería. Generalmente complementado la función de los otros fuertes. La única vía de acceso a esta fortificación es por barco desde cualquiera de los muelles de Cartagena. Esta fortificación cuenta con siete bóvedas a prueba de bombas y una plataforma elevada de dos alineaciones formada por la Batería de Punta Abanico, de catorce troneras, y la Batería Varadero, de siete cañones. Anteriormente en 1714 se había construido las baterías de San Felipe, Santiago y Chamba, que fueron atacados y dominados por Vernon en 1741, que los dejó inservibles. Entre 1759 y 1778 fue completado por Antonio de Arévalo, mejorando algunas de sus estructuras y añadiendo una escollera que dificultaba la aproximación de los barcos. Tras las huellas de estas baterías y las bóvedas de artillería se levantó polvorín, reservando la isla adyacente a la plataforma en el agua, donde había veinte cañones apuntando a los barcos que cruzan el estrecho canal pretendieran Bocachica.

Fortificaciones desaparecidas

Pese a que Cartagena de Indias conserva gran parte del conjunto de fortificaciones militares construido durante la Colonia, algunas de estas defensas no sobrevivieron. Algunas cayeron en la obsolescencia, otras fueron derribadas por los ataques enemigos que no dejaron rastros de las que en su momento fueron obras de ingeniería sobresalientes. Entre las defensas desaparecidas se cuentan: El Boquerón (1566), que se erigía en la Isla de Manga Las Baterías de Santángel (1617), en Bocagrande La Batería de San Matías (1567), en donde hoy queda El Laguito El Fuerte de San Luis (1646), en Bocachica.

Fuentes: mincultura.gov.co fortificacionescartagena.com
¿ Puedo ayudarte ?

Contactenos

USA/Ingles: +1-347-901-5227
Colombia/Español: +57 317 606 2441
De 08:00 AM a 05:00 PM
PBX: 57 5 6424646 Ext. 109
E-mail: donde@jetsemani.com

Registro Nacional de Turismo No. 37561.

Jetsemani Travel (Mi-Tech S.A.S.) 2017
NIT: 900445444-1
Calle Larga # 8B-65 Cartagena de Indias

El exceso de alcohol es perjudicial para la salud. Prohíbase el expendió de bebidas embriagantes a menores de edad.

En desarrollo de lo dispuesto en el artículo 17 de la Ley 679 de 2001, se advierte al turista que la explotación y el abuso sexual de menores de edad en el país son sancionados penal y administrativamente, conforme a las leyes vigentes.