Comparte:

La Popa, experiencia para vivir y contar

Me levanto a las ocho de la mañana con la esperanza de conocer un lugar majestuoso porque mi último día en esta hermosa tierra tiene que ser inolvidable. Entre todas las opciones elijo visitar el Convento Santa Cruz de La Popa, ubicado en el cerro que lleva el mismo nombre.

Del hotel donde me hospedo en el Centro Histórico parto en un taxi pequeño tras las restricciones decretadas por la Oficina de Gestión del Riesgo que no permiten subir en chiva -medio de transporte empleado por los turistas- o en vehículos de gran tamaño.

Del Centro tomo la avenida Pedro de Heredia hasta llegar a las faldas del cerro. Aquí voy subiendo dispuesto a vivir una gran aventura en el punto más elevado de la ciudad. Atrás voy dejando pequeñas viviendas y niños jugando sin ninguna precaución en la vía. Con tan solo un parpadeo la densa vegetación de la zona toma protagonismo y observo hermosas panorámicas.

40 minutos después de haber partido del Centro Histórico ya me encuentro en la cúspide. Bajándome del carro, un colorido corredor artesanal capta mi atención con la diversidad de souvenires, sombreros, mochilas, y cientos de artículos religiosos exhibidos en una especie de feria y en la que me entero que cada febrero se celebran las fiestas de la Virgen de La Candelaria, patrona de los cartageneros que se encuentra en la iglesia del convento que trae consigo a cientos de devotos. Cancelo $11 mil por la entrada, ingreso por una gigantesca reja, subo varios escalones, paso por el frente del templo, pero la curiosidad me lleva de inmediato al costado del convento. Apenas salgo, una panorámica de 180° me reafirma la belleza de Cartagena con hermosas postales del Mar Caribe, Centro Histórico, Bocagrande, Manga y hasta el propio Mercado de Bazurto y barrios contiguos. Un deleite para mi cámara fotográfica que no ha descansado desde el inicio del recorrido.

Fascinado me dirijo al patio interior del convento, un lugar donde el romanticismo toma vida. Las vigas solidas, el balcón del segundo piso, las flores colgantes y los rayos de sol golpeando las paredes del convento hacen de este sitio una construcción valiosa. Una puerta antigua y muy bien conservada me conduce al museo donde reposan reliquias como el Baldaquín y biblias antiquísimas. No puedo más con la curiosidad, paso al templo y de inmediato centro mi mirada en el retablo de la Virgen de La Candelaria, convirtiéndome en un feligrés más de esta preciosa imagen religiosa. Así doy por concluida una mañana perfecta. Convento de La Popa Cartagena La nostalgia invade mi ser, las ganas de volver a visitar La Popa crecen con el pasar de los segundos. Sin duda alguna, esta visita será imborrable.

Fiestas patronales Cartagena es anfitriona de las fiestas patronales de la Virgen de la Candelaria. Se realiza en medio de una agenda cultural y religiosa que comprende eucaristías, procesiones, novenas, la romería en peregrinación a la cima del cerro de La Popa que este año está restringida, y el festival del frito, entre otras manifestaciones.

Visitas: Todos los días de 8:30 a.m. a 5:30 p.m.

Precios: Adultos: $11.000 USD: $4 Niños: $ 9.000 USD: $3 Convento de La Popa Cartagena
¿ Puedo ayudarte ?

Contactenos

USA/Ingles: +1-347-901-5227
Colombia/Español: +57 317 606 2441
De 08:00 AM a 05:00 PM
PBX: 57 5 6424646 Ext. 109
E-mail: donde@jetsemani.com

Registro Nacional de Turismo No. 37561.

Jetsemani Travel (Mi-Tech S.A.S.) 2017
NIT: 900445444-1
Calle Larga # 8B-65 Cartagena de Indias

El exceso de alcohol es perjudicial para la salud. Prohíbase el expendió de bebidas embriagantes a menores de edad.

En desarrollo de lo dispuesto en el artículo 17 de la Ley 679 de 2001, se advierte al turista que la explotación y el abuso sexual de menores de edad en el país son sancionados penal y administrativamente, conforme a las leyes vigentes.