Comparte:

Getsemaní, Un barrio pintoresco y alegre en Cartagena de Indias

El recorrido a pie por las calles y plazas de Getsemaní en Cartagena de Indias es una de las experiencias que más he disfrutado en mi vida de turista por el mundo. Para comenzar, tengo que decir que me encantó la vida cotidiana de sus habitantes. Las esquinas llenas de gente, los vecinos charlando en las puertas, y una que otra canción vallenata, que se logra escuchar casi en cada recinto. La amabilidad, calidez y solidaridad, hacen presencia en este barrio de la ciudad, como en todos los rincones de ella. Sin duda alguna, lo que más llama la atención, y en eso coincidimos muchos extranjeros, es el “festín” de colores de las fachadas de sus casas -algunas altas y otra bajas- amarillas, naranjas, verdes, azules y rojas... como salidas de los lienzos de los grandes pintores. Quedé maravillada con la armonía, belleza y tranquilidad del paisaje. Por cierto la mayoría o, me atrevería a decir que, todas las casas tienen nombres, quizás el de la persona más querida de la familia como Lola, Marlin, María... otras, aún conservan el letrero de los negocios que allí funcionaban como, la fábrica de Cepillos Asear en la Plaza del Pozo y farmacias de renombre en la Calle de la Media Luna. Los patios de las casas son espaciosos y están llenos de plantas y flores. La frescura, arcos y la altura de las paredes, son aspectos característicos de las casas que aunque restauradas, aún conservan la esencia colonial.

Apacibles hoteles boutique, hostales, casas y hoteles. Pintorescos bares, cafés, discotecas, pizzerías, restaurantes, panaderías,  ebanisterías, modisterías, tiendas de abarrotes y los innumerables personajes callejeros que están en medio de sus viejas calles, hacen de este barrio, el favorito para muchos extranjeros. No sólo de mochileros como se pensaba hasta hace poco, sino de locales que admiran la alegría y vida de sus calles. Acuden  extranjeros de todas partes del mundo sin distinción  de clases ni posición económica.

La Iglesia de la Santísima Trinidad, la Iglesia San Roque, la Iglesia de la Tercera Orden,  el Parque Centenario, el Camellón de los Mártires, el Centro de Convenciones Julio César Turbay Ayala,  parte del cordón amurallado y cinco baluartes también hacen presencia en la denominación del barrio. Una sola tarde no fue suficiente. Fallé en mis cálculos. El paseo –recorrido- comprendió varias tardes y noches en el barrio, puesto que éste sector está impregnado de historia y de tradiciones populares que dan ganas de redescubrir y de revivir una y otra vez. A Getsemaní lo recorrí junto a un viejo amigo cartagenero. Insólito, pero tanto él como yo quedamos asombrados de la arquitectura, de la gran identidad popular, de la larga tradición musical y festiva, del nombre de las calles y la estrechez de las mismas, del interior de las casas, de los balcones y grandes ventanales, de las noches y del romanticismo de la Plaza de la Trinidad y su antigua ermita. Justo donde se encuentra la iglesia de la Tercera Orden, frente al Centro de Convenciones Julio César Turbay Ayala, iniciamos nuestro recorrido. No es muy grande, pero es preciosa. Llama la atención su altar. Justo a dos pasos se encuentra intacta una majestuosa y enorme edificación, que aún conserva el nombre de las extintas salas de cine –el teatro Colón y Cartagena-. Casi llegando a la esquina, se aprecia lo que es hoy el Hotel Monterrey.  Nació de un elegante edificio republicano, obra del arquitecto francés Gastón Lelarge, a finales del siglo XIX.

Calle de la Media Luna Una de las edificaciones que para los getsemanicenses es la más significativa, es el viejo Club Cartagena. Justo en la Calle de la Media Luna. Bellísima. Su obra no estuvo ajena a la arquitectura de la ciudad. De su fachada sobresalen las claraboyas elípticas y sus balcones apretados delante de inmensas ventanas. Pizzerías, hostales, farmacias, entre otros negocios, se observan a lado y lado de la Calle de la Media Luna con calle la Sierpe, calle del Guerrero, calle Espíritu Santo y calle Pedregal. La iglesia San Roque, famosa por la procesión del 16 de agosto, en la que visten a los niños a semejanza del santo, se encuentra en la calle Espíritu Santo.

Pasadas las 8:00 p.m., llegamos a la Calle del Guerrero. Justo en toda la esquina hay un disco-bar famoso que indiscutiblemente visitamos y hasta allí llegó nuestro recorrido del primer día, porque disfrutamos de la rumba hasta la una de la mañana.

Un nuevo día Al día siguiente, no resistimos la curiosidad y bajamos por toda la Calle del Guerrero hasta toparnos con la Plaza de la Trinidad, cuya iglesia que lleva el mismo nombre luce imponente por el color amarillo de su fachada.

A imagen y semejanza de la primera formación urbana de la ciudad, esta plaza y la iglesia de la Trinidad, fueron los ejes fundacionales del barrio, y punto de encuentro de convocatoria de los vecinos. Por su belleza, es la favorita de importantes eventos, como el pasado Festival de Música Internacional.

El templo, construido a mediados del siglo XVII, es una réplica popular de la Iglesia Catedral. En el interior  hay una valiosa riqueza arquitectónica, artística y artesanal. Me enteré que en esta plaza partió el Ejército Popular Lanceros de Getsemaní, tuvo un papel decisivo en la Independencia.

En una de las banquitas de la plaza, permanecimos sentados casi dos horas, durante las cuales observé que es el sitio preferido de los turistas y de los getsemanicenses. Allí se reúnen a ponerse al día comentando los últimos partidos de fútbol y de las posiciones del béisbol de las grandes ligas, porque éste deporte es la gran pasión de los getsemanicenses. Antes de ir a la Calle Larga, nos topamos con la Plazuelita del Pozo. Es pequeña, su forma es triangular, posee no más de tres bancas, un pozo en el centro y algunas obras del escultor cartagenero Edgardo Carmona, que ofrece además de una exposición permanente de su obra más reciente. Como dato curioso, supe que ésta plaza fue el punto de partida para la Independencia de Cartagena de Indias, en ese lugar el 11 de noviembre de 1811, hace 200 años,  salieron los Lanceros de Getsemaní comandados por Pedro Romero con ansias de proclamar la libertad definitiva.

Calle Larga

Al fondo de la Plazuelita del Pozo está la Calle Larga. Actualmente es la más comercial. Restaurantes, tiendas de antigüedades, sucursales bancarias, mueblerías, y edificios residenciales, entre otros negocios Esta calle como todas las de Getsemaní tiene un componente histórico, en ella vivió  Pedro Romero uno de los personajes principales del movimiento de Independencia de Cartagena. Era un artesano mulato, dirigente de las milicias de pardos que conformaban los Lanceros de Getsemaní. Al fondo de la calle queda el Centro de Convenciones Julio Cesar Turbay Ayala, epicentro de los eventos más importantes de la ciudad.

Calle del ArsenalSeguimos el recorrido hasta encontrarnos con la Calle del Arsenal o Zona Rosa, popular por ser el centro de rumba de los cartageneros y los turistas. Tiene una vista privilegiada a la bahía interna de la ciudad, y en el fondo se aprecia el imponente Baluarte del Reducto, primera obra de fortificación de Getsemaní, construida en 1631 como consecuencia del ensanchamiento de la ciudad.

Haber recorrido el barrio de Getsemaní, me permite decir que es un barrio seguro, que dejó de ser el destino sólo de mochileros. Es visitado por cientos de extranjeros que buscan tranquilidad y diversión sana. Atraídos por los encantos del barrio, depositan su confianza para deleitarse con la cultura y vida que envuelve al corazón de Getsemaní.

En su interior se ha gestado un nuevo ambiente, producto del esfuerzo de su comunidad y de las autoridades. Ahora tiene el valor histórico y turístico que se merece. Sus habitantes se sienten orgullosos de su riqueza social e histórica.

De las Chancletas, las Sierpe, Lomba, San Juan, del Pozo, Angosta, Maravillas, San Antonio, Pedro Romero,  el nombre no importa, lo mejor es adentrarse a ellas y sumergirse en la cultura costera de nuestra histórica Caratgena de Indias.En la mira de los empresarios hoteleros Este barrio ha adquirido tanto valor, que muchos extranjeros y gente del interior del país han adquirido y rediseñado predios, dando paso a un sector casi exclusivo con hostales, residencias, hoteles boutiques y hermosas residencias privadas para el descanso y disfrute de extranjeros.

Sitios de interés turísticos en Getsemaní
  • Centro de Convenciones
  • Muelle de los Pegasos
  • Camellón de Los Mártires
  • Parque Centenario
  • Iglesias: Tercera Orden, San Roque y La Trinidad.
  • Plazas: de Pozo y de La Trinidad.
 
¿ Puedo ayudarte ?

Contactenos

Cartagena, Colombia
El Universal, calle 30 N° 17-36, Pie del Cerro
De lunes a viernes
8:00 a.m a 12: 00 p.m y 2:00 p.m a 6:00 p.m
6424646 Ext. 167
E-mail: contactenos@donde.com.co