Lo que en el siglo XVII se conoció como el Convento de la Merced, es hoy un importante monumento -atractivo turístico y cultural- donde reposan las cenizas del Nobel de Literatura Gabriel García Márquez.

El deseo de este escritor colombiano fue que sus cenizas reposaran en Cartagena de Indias, anhelo cumplido por su esposa Mercedes Barcha y sus hijos Rodrigo y Gonzalo, quienes en una ceremonia sobria y en privado, dejaron las cenizas en una urna bajo el busto de bronce de un García Márquez otoñal esculpido por la artista británica Katie Murray. Pero fue clarividente García Márquez porque no sólo encontró su morada eterna a cien metros de su propia casa y en un claustro que tiene el nombre de su mujer, sino que exactamente debajo de donde se depositaban sus cenizas encontraron un aljibe colonial con una cruz de piedra tallada. Pero en asuntos de mudanzas, en el mismo sitio donde depositaron las cenizas no solo deambulaban las monjes y las monjas de hace más de 300 años, sino los ejércitos populares de la primera rebelión independista liderada por Pedro Romero, y en ese mismo lugar, los ejércitos de la reconquista de Pablo Morillo convirtieron el recinto colonial en cárcel de los sublevados, y en lugar estratégico para las ejecuciones del Sitio de Morillo de 1815. Un siglo después, el mismo claustro fue el Tribunal de Justicia, y otro siglo después, sede de la Universidad Jorge Tadeo Lozano y más tarde, una de las sedes de la Universidad de Cartagena.

Por ese mismo claustro ha mudado el tiempo sus razones y sus ilusiones: ha sido sede del Salón de Arte Joven Blasco Caballero, sede del nacimiento de la Fundación Cultural Héctor Rojas Herazo, del Salón Nacional de Artistas, escenario del Foro Internacional de Patrimonio y Restauración, escenario de encuentro del Hay Festival Cartagena y espacio de conciertos y debates del Cartagena Festival Internacional de Música. En enero de 2004 el artista Enrique Grau le pidió al Ministerio de Cultura y a la Alcaldía de Cartagena, que intercedieran para que el claustro se convirtiera en el Museo y Centro Cultural Enrique Grau.

El 2 de diciembre de este 2016, el rector de la Universidad de Cartagena, Édgar Parra Chacón y el vicerrector de Investigaciones, Alfonso Múnera, inauguraron el Claustro de la Merced como nuevo espacio Académico y Cultural alrededor del Patio Gabriel García Márquez. Fue así como el Claustro de la Merced -atractivo turístico y cultural- inició una nueva vida bajo la mirada silenciosa y eterna de García Márquez.

Aljibe de 300 años

En medio de las obras de construcción del Mausoleo del Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, se dio a conocer un hallazgo arqueológico: un aljibe -reservorio que se utilizaba en aquellos tiempos como captador de aguas lluvias- de la época colonial que tendría una antigüedad de aproximadamente 300 años y en perfecto estado de conservación. Modelo atípico semi subterráneo, con 90 centímetros sobre el nivel del suelo.

Cabe recordar que el Claustro de la Merced sufrió una gran transformación en la época Republicana cuando perdió su estilo original de tipo colonial para dar paso a una construcción en concreto rígido que sirvió de sede para el Palacio de Justicia. Dentro del aljibe que tiene tres metros de profundidad también se encontraron una bala de cañón, restos óseos, botellas y clavos. Otro descubrimiento importante fue el de una cruz tallada en alto relieve sobre una de las paredes del depósito. Por decisión del Ministerio de Cultura, el hallazgo fue considerado un nuevo atractivo para Cartagena, que sería expuesto y abierto al público junto a la urna de cenizas de Gabo.
¿ Puedo ayudarte ?

Contactenos

Cartagena, Colombia
El Universal, calle 30 N° 17-36, Pie del Cerro
De lunes a viernes
8:00 a.m a 12: 00 p.m y 2:00 p.m a 6:00 p.m
6424646 Ext. 167
E-mail: contactenos@donde.com.co